NON PLACES

Collective November 2016

EN BUSCA DE ESE INEXACTO ESPACIO COTIDIANO

Verla: como posando para un fotógrafo invisible

Adolfo Bioy Casares

Siempre me ha gustado pensar que, para los artistas, su vida no es más que una secuencia de obras por descubrir, de imágenes, evaluadas y organizadas según el potencial de cada momento. Así debutan como bibliotecarios de lo habitual. Filtran los días en busca de esa ballena blanca que esperan sorprender detrás de cada esquina.
De inicio, Non places plantea la idea de que el arte no reside en los objetos, sino en determinadas formas de sentirlos, en los vínculos mediante los que estos canalizan la realidad y la reconstruyen ante nuestros ojos. Milton Glaser, para distinguir el diseño del arte, expuso alguna vez que “el arte tiene que ver con transformar al que mira, con hacerle ver el mundo de otra manera”.
En este sentido, la exposición arrastra el trabajo de 13 artistas al lugar común que supone esa cotidianidad inaprehensible. Apela a la reescritura del entorno en el que damos por sentado nuestro día a día. Cada artista muestra porciones visuales de la experiencia que transita, comparte su vida y, en el transcurso, también la forma en que anhela representarla. Algunos la hipertrofian de significados, la hinchan de metáforas y simbolismos; otros la atavían con filiaciones estéticas, la encausan hacia una suerte de bovarismo postmoderno.
Nelson & Liudmila, Juan Carlos Alom, Rigoberto Díaz y Alain Cabrera usan la realidad a su antojo. Ésta toca contantemente a sus puertas, pero sólo ellos deciden cuando abrirle. Una galería mutada en almacén, una ciudad en ruinas, un proyecto urbanístico incompleto. Cada uno de estos fragmentos es utilizado sólo en la medida en que se acomodan a sus intereses, en que responden a sus mandamientos paganos; aunque eso sí, nunca llegan a perder su entereza como contexto.
No es el caso de Antonio Margolles, Ricardo Miguel, Nadal Antelmo o Humberto Díaz. Estos diseccionan los sucesos, los manipulan hasta volverlos algo más, homúnculos gestados por fragmentos amorfos del mundo. El filtro estético, el enfoque con que determinan el área más allá de la puerta, selectas crónicas de viajes, o simplemente los pasajeros en un metro; es suficiente para reconstruir lugares que sólo existen en ese instante; porciones de la verdad, reconfiguradas en formas ajenas a la verdad misma.
Un poco más allá están las obras de Aluan Argüelles, Felipe Dulzaides y Alfredo Sarabia. Sus sabuesos persiguen leyes de la semiótica, más que la física; mitos, más que luz o color. Poco o nada importa la porción del cosmos que representen. El mar no es más que una forma de decir imposibilidad, como la arena es un modo de hablar de límites o la ciudad de incomunicaciones. Ante sus ojos, el espacio está regido por las leyes de los hombres; estas lo retuercen y acomodan a su gusto.
Linet Sánchez, por su parte, borra todo nexo directo. Sus obras reflejan las formas en que ella percibe el mundo, más que el mundo en sí. Momentos y personas son reducidos a lugares donde sólo nuestro subconsciente accede. Para ella, esté o no la verdad allá afuera, el resultado seguiría siendo el mismo.
Cada uno de estos acercamientos habla, a fin de cuentas, de diferentes formas de concebir la utopía (el no lugar); algunas sujetas a su contexto, otras más despreocupadas, libres. Todas refieren experiencias, recreadas entre la luz y la estética; inexactos momentos, disueltos y reorganizados según la simétrica ingenuidad del hombre; peculiares visiones del caos, congeladas en la sencillez eterna y unívoca de la imagen.

Rigoberto Otaño Milián, noviembre 2016

Artworks

Disfunctional Space

Rigoberto Díaz 2013

Opening

Ricardo Miguel Hernández 2013

The Zone

Liudmila and Nelson 2005

Finding crickets in the night

Felipe Dulzaides 2016

Syndrome (Series in process)

Humberto Díaz 2015

A place to call it mine

Antonio Gómez Margolles 2016

Island

Alfredo Sarabia Fajardo 2015

Letters

Aluan Argüelles 2011

Is easy to lose the path

Alain Cabrera 2016

Artists